Calatayud reanuda las excavaciones en el yacimiento de Bílbilis hasta el mes de junio

. lunes, 6 de abril de 2009
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

La campaña de excavaciones de primavera en el yacimiento de Bílbilis, suspendida desde diciembre de 2008 por razones climatológicas, se reanuda este miércoles. Los alumnos de la Escuela Taller de Arqueología y Restauración del Aragón, de la DGA, continúan con estos trabajos hasta el mes de junio, bajo la dirección de Carlos Sáenz Preciado. Con esta actuación se cerrará el proyecto de esta escuela taller que, con dos años de duración, se ha centrado en la excavación de parte del yacimiento y en la restauración de pinturas murales.
En la campaña de primavera se terminarán de excavar la Casa del Ninfeo, donde se ha recuperado un larario en muy buen estado y otras estancias. Parte del material ya se ha extraído del yacimiento para su restauración y, una vez consolidados los conjuntos de esta vivienda romana, se instalarán reproducciones en su lugar de origen. En el caso del larario, el material extraído y restaurado formará parte de la exposición permanente del Museo de Calatayud. "Es muy excepcional encontrar un larario en este estado de conservación, además las pinturas y los pavimentos encontrados en esta vivienda también tienen mucho valor", explica el director de los trabajos, Carlos Sáenz Preciado.
El larario o altar doméstico es un espacio dedicado a los dioses protectores del hogar. Es una estancia estrecha, con decoración mural en los laterales típica del estilo pompeyano. Al fondo, se encuentra el pequeño altar escalonado donde se colocaban las figuras, en bronce, de los dioses protectores del hogar.
Los trabajos realizados en Bílbilis han permitido la recuperación de esta estancia y de parte de la Casa del Ninfeo, nombre atribuido por su proximidad a alguna fuente. Esta construcción es una vivienda situada en el centro de la ciudad, cerca del foro, lo que indica que pertenecería a una familia acomodada. La vivienda se construyó entre los años 20 y 10 antes de Cristo y, con posteriores reformas se mantuvo habitada hasta el siglo III d.C.
Otro rasgo destacable de esta vivienda es el hallazgo de materiales vinculados a la producción y comercialización de vino. Todo parece indicar que su propietario sería un agricultor acomodado, que además de la huerta, cultivara olivos y vides. Así lo demuestra la prensa encontrada para la elaboración de vino y la localización de ánforas procedentes de Tarragona y de Italia, lo que sería prueba del intercambio comercial con este producto.
 

Entradas más recientes