Los arqueólogos buscarán vestigios para determinar si Rafelcofer fue capital ibérica de la comarca

. lunes, 6 de abril de 2009
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

Zoa Sanz

La comarca de la Safor estuvo muy poblada durante la época ibérica (del VI al II antes de Cristo). Había grandes enclaves urbanos, pequeñas aldeas y casas de campo o masías. Sin embargo, las dos ciudades ibéricas más importantes eran Bairén (emplazamiento del actual castillo que lleva su mismo nombre y que conserva la denominación ibérica) y El Rabat (en Rafelcofer).

El equipo de expertos encabezado por el Jefe de los Estudios Arqueológicos de la Diputación Provincial de Valencia, José Aparicio, podría reanudar las excavaciones después de treinta años en este último municipio.

El objetivo sería conocer el poblado en su mayor extensión, averiguar el origen del yacimiento y determinar si realmente fue la capital de la comarca.

"La posición de la ciudad y su extensión son dos aspectos clave que llevan a pensar que El Rabat fue uno de los municipios más relevantes y que pudo llegar a disputarse la capitalidad de la comarca con Bairén", argumentó Aparicio.

El jefe de Arqueología mantuvo hace varias semanas una reunión con la alcaldesa de Rafelcofer, Mari Carmen Pérez, para conversar sobre las próximas excavaciones en el yacimiento. "Queremos saber con exactitud cuál fue el origen de la ciudad ibérica, conocer cuándo se abandonó", subrayó el arqueólogo.

La máxima autoridad municipal de Rafelcofer solicita que se vuelva a excavar en esta zona. De hecho, tiene previstas varias entrevistas con autoridades de la Conselleria y de Patrimonio para conseguir subvenciones y poder reiniciar los trabajos.

La actual alcaldesa siempre se ha interesado por recuperar este enclave arqueológico porque considera que se ha de realzar su importancia. De momento, Pérez ya ha pedido ayudas económicas a Ruralper para acondicionar la subida a la montaña de El Rabat.


Casas del siglo II al I a. C.
Los restos de las casas que aparecieron a partir de 1980 son del siglo II al I antes de Cristo. "Queremos saber si el poblado tiene una fundación anterior, hacia el siglo IV o V", dijo Aparicio. Precisamente, esta época se corresponde con el momento fundacional de las ciudades antiguas. El experto sospecha que este enclave es la continuación de un poblado de la Edad de Bronce Valenciano.

Los especialistas creen que la zona que se ha excavado es un área marginal con respecto al núcleo original y central del poblado ibérico que debió asentarse inicialmente en la parte más elevada del Este del cerro. Al estar a las afueras, albergaría departamentos dedicados al almacenaje de víveres u objetos de trabajo.


Cerámica ibérica
Los especialistas esperan encontrar "mucha" cerámica ibérica, la cual se caracteriza por estar decorada con motivo fitomorfos (elementos que representan la forma de un vegetal o planta) o de humanos y animales, como por ejemplo, caballos.

En anteriores campañas arqueológicas se produjeron hallazgos de este tipo; sin embargo, la cerámica apareció en general muy fragmentada. Por este motivo, ahora los expertos opinan que la cerámica que puede salir a la luz podría estar mejor conservada.

La cerámica ibérica es de mejor calidad en el estrato intermedio, "aunque en todos los niveles se hallan frecuentes ejemplares de los llamados 'de cocina'".

También salieron a la luz diferentes muros y habitáculos ibéricos, correspondientes al primer asentamiento del lugar.

Buena parte de los hallazgos se encuentran en la actualidad en el Museo de Rafelcofer. La alcaldesa manifestó que le gustaría rehabilitarlo "para que tuviera mejores condiciones".


Un poblado en el cerro
Con los nombres de Rabat, Montaña de la Creu y El Perico se conoce un elevado cerro en cuya cima se reparten los términos de Rafelcofer, L'Alqueria de la Comtessa y la Font d'en Carròs.

Se encuentra frente al Castell de Rebollet, presenta empinadas y abruptas laderas que proporcionan una excelente defensa natural al lugar.

Así lo señala José Aparicio en la publicación La labor de la Sección de Estudios Arqueológicos Valencianos de la Diputación Provincial de Valencia hasta 2005 III Ibérico que se ha terminado de editar. "La cima plana y parte de la vertiente Sur y Norte están ocupadas por los restos de lo que debió ser una gran población ibérica con nombre desconocido", apunta el experto.

Hasta la actualidad se han realizado tres campañas de excavación. Se trata de las primeras efectuadas en un poblado ibérico comarcal.

En la primera cata se descubrió "con bastante claridad" una estancia que formaría parte de una vivienda ibérica y que estaría dedicada a lugar de almacenaje de granos.

Junto a este habitáculo, en el que se hallaron también vestigios de muros, apareció un ánfora romana de considerables dimensiones y otra, en un rellano de tierra.

A juicio de José Aparicio, "será necesario continuar excavando para conocer los accesos al poblado, ya que hay un momento en que la muralla que envolvía al enclave se interrumpe".

Asimismo, sobre unos 50-60 metros de profundidad apareció un suelo "groseramente" empedrado, que quizás fuera el firme de algún compartimiento dedicado a almacenaje. "Nos gustaría conocer con claridad lo que representa este sector en el conjunto del poblado".

José Aparicio remarcó que el yacimiento es un asentamiento perteneciente a una época muy romanizada.

Los especialistas no creen que supere a la segunda centura A.C. tras estudiar los materiales hallados.

Todas las dudas e incógnitas que en la actualidad se están planteando los expertos se despejarán cuando los arqueólogos investiguen y realicen las excavaciones en la zona de El Rabat.

Fuente: Las Provincias

Entradas más recientes