La recuperación de la Rábita Califal de Guardamar arrancará durante el 2009

. lunes, 6 de abril de 2009
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

La olvidada Rábita Califal y el defenestrado puerto fenicio de La Fonteta podrían recobrar parte de su esplendor en pocos años. Ambos yacimientos se encuentran deteriorados ante la ausencia de subvenciones que preserven su estado y aclaren cuáles son sus dimensiones reales. Con este fin llegó ayer el presidente de la Diputación Provincial, José Joaquín Ripoll, a Guardamar del Segura para sentar las bases de lo que podría ser una fundación destinada a revalorizar unas ruinas, que se conservan en perfecto estado al estar enterradas durante siglos bajo las típicas dunas del municipio.
El antiguo poblado musulmán de Guardamar ha estado años sin excavaciones debido a la falta de subvenciones por parte de la Conselleria de Cultura. Al ser un Bien de Interés Cultural el Consell es quién tenía las competencias a la hora de costear el mantenimiento de unas ruinas, que se destaparon en los años ochenta pero que no han visto más inversiones.
Ripoll concretó que antes de que finalice el año el proceso de rehabilitación se pondrá en marcha, aunque no indicó ni la cuantía de la subvención ni el tiempo exacto en que se tardará para que La Rábita vuelva a lucir en la pinada guardamarenca. En primer lugar «se trata de que se desbloquee esta situación», valoró la alcaldesa, Marylène Albentosa. En este caso se estudiarán los requisitos legales para plasmar la fundación y luego integrarse en la red arqueológica de Alicante, mediante el Marq y los otros cuatros yacimientos de la provincia; El Bañet, Lucentum, El Campello y La Alcudia.
Por el momento Ripoll y los diputados provinciales del PSOE, Antonio Amorós, y José Antonio García Mirete, realizaron la visita al yacimiento islámico cual turistas que llegan al municipio y observan los restos históricos en el denominado trenet.
La Rábita Califal y La Fonteta fenicia son patrimonio histórico y yacimientos «de importancia mundial», indicó Ripoll, debido a que al permanecen sepultados bajo la arena la erosión ha sido mínima. Tras su puesta en valor se pretende promocionar turísticamente estas construcciones centenarias para atraer el turismo al municipio costero.
Fuente: La Verdad

Entradas más recientes