Encuentran en el Raval los restos humanos de los primeros pobladores de Barcelona

. lunes, 6 de abril de 2009
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

Arqueólogos del Museo de Historia de Barcelona han hallado en un solar de la calle Reina Amalia algunos de los restos humanos más antiguos encontrados en Barcelona, pertenecientes a la época neolítica, formados por dos cadáveres, más de 8.000 piezas de cerámica y utensilios de caza y pesca.

Los restos óseos, de hace 5.500 años, corresponden a los cadáveres de al menos un adulto y un niño del neolítico medio, los cuales se han encontrado rodeados de piezas de cerámica, así como otros utensilios domésticos como redes de pesca o percutores y pequeños agujeros excavados en el suelo que servirían para conservar frescos los alimentos, ha explicado el jefe del departamento de arqueología del Museo, Ferran Puig.

Puig ha precisado que "los restos más antiguos encontrados en Barcelona pertenecen a un yacimiento paleolítico de la montaña de Montjuïc y que en la zona del Raval se han encontrado algunos del neolítico antiguo evolucionado", pero los restos de la calle Reina Amalia permiten "explicar mejor los orígenes de la ciudad".

El director de Arqueología ha explicado que aunque la fundación de la ciudad como tal debe situarse en la época romana del emperador Augusto, "ya en la prehistoria los humanos apreciaron la idoneidad del territorio fértil situado entre el Besòs y el Llobregat, y protegido del viento del norte por la sierra de Collserola" para asentarse.

Puig ha explicado que cada año se realizan una media de 150 excavaciones arqueológicas en Barcelona, aunque ahora "la mayoría corresponden a obras públicas debido a la disminución de la actividad privada en el sector de la construcción".

En este sentido, Puig no ha descartado encontrar restos más antiguos en excavaciones arqueológicas preventivas como las que se realizan en las obras del AVE o en las diferentes ampliaciones del Metro.

Los restos de la calle Amalia han sido ya trasladados al Museo de Historia para un estudio más profundo y posteriormente se presentarán a la comunidad científica.

Entradas más recientes